Icono del sitio El Guerrero Místico

Domesticando a La Mente De Mono

Mente de mono

Mente de mono

La Mente de Mono trae un montón de problemas a nuestras vidas. Es el principal obstáculo para que puedan vivir “Aquí y Ahora”; la habilidad principal para eliminar el azar de nuestras vidas y dominar su rumbo camino hacia el autoconocimiento.

¿Qué es la Mente de Mono?

El parloteo constante en nuestra cabeza, ese diálogo interno con nosotros mismos que no somos capaces de detener, que nos satura y tantos inconvenientes trae en momentos importantes, en los que lo necesitamos es calma, se denomina coloquialmente, “Mente de Mono”.

Para los que prefieren el formato vídeo

¿Es siempre mala La Mente de Mono?

La mente de mono no es ni mala ni buena. Lo relevante, es la relación que tengan con ella. Si la tratan como a su jefa o su enemiga, entonces ese es el problema.

La mente de mono es inquieta, loca; y no quieren un jefe loco. Si tratan de pelear con la mente de mono, automáticamente se convierte en su enemiga; y tendrán a esa enemiga, en su mente, siempre.

Pero, si se hacen amigos, pueden aprovechar sus aspectos positivos, que son muchos, para ponerla a su servicio.

La mente de mono es útil, y eventualmente se transforma en, sabiduría, amor, compasión, conciencia. Por eso, la amistad con la mente de mono es muy importante; y algo imprescindible a la hora de hacer un nuevo amigo es conocerse. Deben conocerse bien los dos. Este paso es imprescindible.

Por eso ahora, trataremos un poco sobre cómo puede causar problemas.

¿Cómo causa problemas la Mente de Mono?

Un día van al baño y se miran al espejo. De repente, ven «algo» en su cara.

Tal vez una nueva arruga, o quizá todas esas arrugas ya estaban ahí, pero, no las habían notado antes.

O ven que su pómulo derecho es un poco más grande que el izquierdo. O que su nariz está torcida, o que tienen una espinilla, o cualquier cosa.

Y entonces la mente de mono dice:
«Oh cielos. Hay un problema con mi cara. Mi pómulo.»

Entonces se preocupan un poco. Pero, después de terminar en el baño, regresan y se ponen a desayunar. Y mientras están desayunando, piensan de nuevo en su pómulo. ¡Ah, el pómulo! ¡Sí!

Lo que pasa es que en nuestro cerebro viven unas de las creaciones más chismosas: las neuronas.

A las «neuronas chismosas», les encanta chismosear y cotillear entre ellas:

«Oh, ¡qué pómulo más feo!
¡Qué fea me hace la cara!»

Y luego, más y más neuronas, se juntan en grupo. Y el grupo se hace más y más grande.

Así que,

¿Cómo lidiar con ella?

El punto clave es que si tratan de luchar, no funciona.

Si la escuchan y la creen:

«¡Sí, soy feo! ¡Mi pómulo es horrible!».

No funciona.

Lo que tienen que interiorizar, con la práctica de meditación, es que necesitamos liberar la mente de una forma muy hábil. ¿Cuál es esa forma?
Ya lo hemos visto: Hacerse su amigo y ponerla a tu servicio.

¿Y cómo hacerse su amigo?

Darle plátanos no funciona. La solución es todo lo contrario: darle trabajo.
Si la ponen a trabajar, se convierten en el jefe, y ella en su empleada.

El trabajo son todas las diferentes técnicas de meditación. Y poco a poco su mente se vuelve más calmada y más apacible. No sólo calmada y apacible, también flexible y maleable. Mucho mejor. Más agradable, más sabia y bondadosa. Todo es beneficio para ustedes.

Así que lo importante es su relación con ella. Ese es el asunto Nuclear. Porque, recuerden: La mente de mono no es ni buena ni mala. ¡Sólo tienen que ponerla a su servicio!

¿Cómo domesticar su mente?

Podemos meditar en todas partes. En cualquier momento. Tres segundos, dos segundos, mientras trabajas, o mientras tomas el café. ¿Por qué tienes que ir a una clase para poder meditar?

Muchas personas han entendido mal la meditación. Piensan que meditar significa concentrarse en no pensar en nada. Así que se esfuerzan mucho en bloquear cualquier pensamiento. Pero, sencillamente, no podemos bloquear nuestros pensamientos y emociones. Es más, necesitamos a los pensamientos y emociones.

La cuestión es si escuchas a tu Mente de Mono. La Mente de Mono está dándote opinión.
Si escuchas esa opinión, la tuya ya no depende de ti.

A través de la meditación nos hacemos amigos de la Mente de Mono, pero, ¿Cómo? ¿Cómo le doy trabajo? ¿Cómo la mantengo ocupada en cualquier momento?.
La mejor manera de darle trabajo es el más simple de los entrenamientos de meditación: Ser consciente de la respiración.
Dile a tu Mente de Mono: – ¡Hola! ¡Mira! ¡La respiración!

Y tu Mente responderá: – ¡Ah! ¡Qué guay! ¡Qué buena idea!

El ojo de la mente de mono se detiene, empieza a mirar la respiración, y comenzamos a ser consciente de ella: inhala, exhala. Inhala, exhala… Después de unos momentos, vendrán muchos pensamientos, pero en el fondo, no importa. No hay problema.

Siempre y cuando conserves la atención en tu aliento, cualquier cosa está bien. No necesitas mucha concentración. Simplemente, ser consciente de la respiración: inhala, exhala.
Con dos respiraciones, incluso con una, ya es suficiente. ¡Ya estás meditando!

Así somos capaces de meditar en cualquier momento, en cualquier situación.

Fuentes:

Preguntas Frecuentes:

¿Qué es la Mente de Mono?

Mente de mono

El parloteo constante en nuestra cabeza, ese diálogo interno con nosotros mismos que no somos capaces de darle stop se convierte tan imperceptiblemente en una parte de la vida, que se le ha llamado mente de mono. Lo encontramos en la superficie y debajo de nuestra psique, tirando de nuestras propias mentes con un tirón insistente

¿Es siempre mala La Mente de Mono?

La mente de mono no es ni mala ni buena. Lo relevante, es su relación contigo. Si la tratas como un «líder» a seguir, probablemente ese sea el problema. La mente de mono está llena de pensamientos y quiere un líder pragmático que tome decisiones para ella, tu «Yo» auténtico. Si tratas de discutir con la mente del mono, automáticamente se convierte en tu oponente.

¿Cómo lidiar con la mente de mono?

Con la meditación, aprendemos que nuestra mente necesita ser liberada de una manera hábil. ¿Cuál es esa manera?: Pon tu relación con tu mente en un nivel de amistad y haz uso de ella.

¿Cómo domesticar su mente de mono?

La mejor manera de darle trabajo es el más simple de los ejercicios de meditación: Sea consciente de su respiración. Dile a tu mente de mono «hola» y sigue diciéndole para observar la respiración. ¡Eso puede ser todo lo que tu mente de mono necesita para ayudar con algunos de sus trucos!

The following two tabs change content below.

guillermo

Artista Marcial at El Guerrero Salud
Caminante - La Vida - Colaborador habitual de "El Guerrero Místico".

Latest posts by guillermo (see all)

Salir de la versión móvil