no confundas bondad con estupidez