no hay aventura sin dificultades