Zach Hodskins es un jugador de baloncesto universitario estadounidense que nació con una malformación en su brazo izquierdo, que termina en su codo. A pesar de ello, no renunció a su sueño de convertirese en jugador profesional de baloncesto.

Ahora está un paso más cerca de alcanzarlo al fichar como escolta de los Florida Gators, fruto de su voluntad y capacidad de adaptación para acceder al máximo de su potencial físico y técnico a pesar de su limitación. El entrenador responsable de su fichaje, el legendario Billy Donovan, comentó al hacerlo que, a pesar de ser una inspiración para todos, Zach Hodskins no llegaba por eso al equipo, si no por sus cualidades como jugador de baloncesto.

Salvando las lógicas diferencias entre la realidad y un producto de ficción, no puedo evitar que el esfuerzo, capacidad de adaptación y voluntad demostrados por Zach Hodskins, traigan a mi memoria escenas de una película de culto de las artes marciales, El luchador manco. Como en el caso de muchos otros títulos antiguos, hay que saber verla con capacidad de retrospección (visión retro), para evitar juzgarla desde la capacidad tecnológica y de contar historias del cine moderno.

«El luchador manco: Hay que saber verla con capacidad de retrospección (visión retro)»
The following two tabs change content below.

Guerrero Místico

Aprendiz de todo, maestro de nada at El Guerrero Místico
"No tengo poder divino, de la honestidad hago mi poder divino".

Latest posts by Guerrero Místico (see all)