Qué es Silat Suffian Bela Diri

Maul Mornie es un anrtista marcial de Brunei, en la isla de Borneo, heredero de la sabiduría recibida de su padre y de su abuelo a través del estilo marcial familiar, al que Maul ha bautizado como Silat Suffian Bela Diri en honor a su abuelo, apodado Suffian por el efecto cegador que su forma de moverse y sus técnicas ejercían sobre el adversario, incapaz de anticipar su próxima acción o su ubicación futura.

¿Quieres aprender SSBD? Contacta con nosotros

8 + 9 =

¿Cómo terminé practicando SSBD y por qué me encanta?

La historia que os voy a contat es un poco larga, casi la historia de mi vida que, naturalmente, para mí es la más importante del universo aunque para el resto de él no tanto. Todo comienza casi con mis primeros pasos, porque desde que era un niño he sido un poco soñador, un romántico.

Supe que existían las artes marciales por la serie «La Frontera Azul». Todavía recuerdo cuando terminó el primer y único capítulo que emitieron en TVE, tenía 4 años y sencillamente…. ¡estaba alucinado!

No sabía qué eran esos movimientos que los personajes hacían para luchar ¡Pero yo quería hacerlos!

Unos años después emitieron otra serie basada en las novelas que más tarde pasaron a ser libros pegados a mi mesilla de noche durante muchos años, casi hasta la edad adulta: Sandokan. Los que ya peinen canas, la recordarán bien.

La de aventuras que convertí en primera persona al leer las peripecias del Tigre de la Malasia y sus tigrecitos por los mares y selvas de Borneo, asaltando al abordaje, con el kriss entre los dientes, los navíos de Lord Brooke, el terrible rajá blanco que cuando era un niño había matado a su familia y por poco a él, como legítimo heredero del trono de su padre, obligándole a huir y convertirse en el fabuloso pirata de Mompracen.

Después me hice mayor y tuve que tomarme las cosas tocando un poco más el suelo, pero nunca abandoné mi pasión por las artes marciales. Estudié diverson estilos y todos tocaron mi corazón y dejaron importantes enseñanzas. Aunque siempre tuve la sensación de que algo no encajaba, que faltaban piezas. Acudí a múltiples cursos y eventos y en uno de ellos ví algo que me gustó por cómo aprovechaba la biomecánica del cuerpo, permitiéndo multiplicar de manera exponencial el efecto de técnicas comunes. El ponente dio un dato que me permitió tirar del hilo: se había basado en el Silat.

Empecé a buscar vídeos y al poco tiempo encontré un artista marcial distinto, no usuaba patadas espectacualres ni movimientos acrobáticos; sin embargo era explosivo y el efecto que causaba en el compañero que recibía las técnicas era tremendo: parecía un muñeco a su total merced con una sensación de simpleza y facilidad increíbles. Por segunda vez en mi vida ¡estaba alucinado con lo que estaba viendo!

Mi sorpresa fue en aumento cuando descubrí que su nombre era Maul Mornie, que el estilo de Silat que preacticaba era el de su familia y que era natural de un pequeño país de Borneo llamado Brunei. Lo busqué en Google Maps y ví que coincidía con el protectorado de Sarawak. En las historias de Salgari era el reino robado por los ingleses a… ¡Sandokan! Había saltado de nuevo a mi niñez: ¡El Tigre había vuelto!

The following two tabs change content below.
Adolfo Vallejo Díaz - Caminante - La Vida - Colaborador habitual de "El Guerrero Místico".