La teoría del combate a tres niveles se haya presente, de una u otra forma, en el conocimiento de la mayoría de las instituciones, organizaciones o escuelas que han estudiado el conflicto. Sin embargo, hasta el momento no la he visto recogida y sistematizada en ningún documento. No se en qué medida mi propia interpretación y visión personal ha podido modificar lo recogido de la tradición marcial de ejércitos, disciplinas y fuentes diversas.

El combate a tres niveles muestra qué capacidades y de qué forma intervienen en un enfrentamiento, para decidir el vencedor de forma inexorable. Este conflicto puede ser individual o colectivo, bélico o deportivo, pero durante todo el tiempo de su duración se van a estar midiendo estos factores que deciden el resultado. Su peso no sólo no es equivalente, sino que están ordenados según un nivel u orden de importancia. El grado de desarrollo de una capacidad menor con respecto al rival no es relevante. Si la anterior y más importante ha sido superada, su derrota será segura.

Estos son los tres niveles que van a decidir el vencedor:

  • En el primero, y más importante, se va a producir un enfrentamiento entre las voluntades de los contendientes.
  • En el segundo es la capacidad técnica de cada parte la que se mide a la contraria.
  • En el tercer nivel se confronta el poderío físico de los rivales.

 

 

“Primer nivel: La voluntad más fuerte siempre resultará victoriosa, sin importar la capacidad ténica o física, propia o ajena”

En este combate a tres niveles, la voluntad es el factor más importante y el que primero determina el vencedor. La voluntad más fuerte siempre resultará victoriosa, sin importar la capacidad ténica o física, propia o ajena. Este primer nivel proporciona un argumento más a los estudiosos de las artes marciales para evitar verse envueltos en peleas y reyertas en los que no hay ningún bien a defender, a parte del propio ego, que justifique causar un mal menor: Peleas en discotecas, callejeras, atracos y asaltos menores con violencia… En este tipo de situaciones es normal encontrarse con personas habituadas al empleo de la violencia y sus consecuencias; y con mucha mayor voluntad de usarla y de empeñar la propia integridad física. Por ello, a pesar de toda la preparación y técnica que se atesore, si se lograr salir indemne de uno de estos malos encuentros se le deberá mucho a la suerte.

Sin embargo, imaginemos que en el mismo tipo de situación es la integridad de nuestra esposa, novia o hija la que está en juego; o su honra ¿Verdad que todo cambia? ¿Verdad que el desenlace sería totalmente distinto? Nuestra voluntad ha cambiado con sólo utilizar la imaginación, la voluntad de utilizar todos los recursos a nuestro alcance: ya no causa repulsa infringir daño al atacante, ni miedo arriesgar la integridad física propia.

La voluntad es poderosa.

 

“Segundo nivel: Si hay un empate de voluntades se impondrá la técnica superior, sin importar el poderío físico de ambas partes”

 Si ninguna de las voluntades enfrentadas logra imponerse a la otra el combate continúa en el segundo nivel, donde se mide la capacidad técnica de los oponentes. Así, el mayor conocimiento y dominio de recursos técnicos será el elemento fundamental que decida el desenlace, sin importar quién esté más dotado físicamente.

 

“Tercer nivel: Si el combate no ha sido decidido en los 2 primeros niveles, obviamente, vencerá el físico más imponente”

Por último, el tercer nivel será el decisivo si las partes enfrentadas poseen idéntica voluntad de alzarse con la victoria y capacidad técnica. Llegado a este punto, obviamente, se impondrá el más dotado físicamente.

The following two tabs change content below.

Adolfo

Terapeuta y profesor de artes marciales at AcupunturaToledo
Adolfo Vallejo Díaz - Artista Marcial, Profesor de Educación Física del ET - Medicina Tradicional China, Entrenamiento para la Salud y Artes Marciales en Toledo - Colaborador habitual de "El Guerrero Místico".