Ejercicios escoliosis. La escoliosis puede mejorar de forma sustancial, si es diagnosticada antes de que termine el crecimiento del niño, con un entrenamiento de fuerza y elasticidad adecuado. En el caso de un adulto, como mínimo, mejorará su calidad de vida y sensación de bienestar.

 La contrología de Joseph Pilates es un método muy adecuado para realizar este entrenamiento. Sus ejercicios, realizados de forma regular al menos tres veces por semana, además de fortalecer el centro del cuerpo (músculos glúteos, abdominales y lumbares) harán trabajar musculatura a la que normalmente no se le presta atención. Entre estos se encuentran toda la serie de pequeños músculos que rodean y unen las vertebras. El objetivo del entrenamiento es convertir el tronco en un “corsé natural” alrededor de la columna que le de estabilidad, protección y ayuda en el esfuerzo de sustentación del peso corporal. Al mismo tiempo se igualará y equilibrará el tono y la fuerza de los múculos de uno y otro lado del cuerpo, pues la mayor fuerza del lado dominante puede ayudar, o incluso provocar, la aparición de una escoliosis.

 

“La mayor fuerza del lado dominante puede ayudar, o incluso provocar, la aparición de una escoliosis”

 

Este fortalecimiento de las capas musculares profundas del cuerpo es muy saludable, no sólo para el tratamiento de la escoliosis y la salud de la espalda en general, sino que es un tipo de entrenamiento que un “atleta-guerrero” no debe descuidar para un trabajo integral y armónico del cuerpo. Mejorará su sensación de bienestar, conocerá y escuchará mejor el funcionamiento de su cuerpo, prolongará su vida útil y prevendrá lesiones.

La tabla de ejercicios que se propone a continuación es de poca dificultad, pensada para niños y adolescentes que inician su entrenamiento físico o para adultos que hace tiempo que no realizan ejercicio físico con asiduidad. Toma como base ejercicios de “contrología” de Pilates, pero incluye algunos específicos para la escoliosis que no son característicos del método Pilates. Su ejecución tomará unos 20 minutos y puede llevarse a cabo sin ningún aparato o equipamiento deportivo especial. Una persona con escoliosis necesitará un nivel de fuerza mayor que el que proporcionan los ejercicios básicos de esta tabla, por lo que ha medida que su cuerpo se adapte deberá ejecutar versiones más avanzadas o de mayor dificultad.

El complemento óptimo para este tipo de entrenamiento de fuerza orientado a mejorar la escoliosis y la salud de la espalda es la práctica del deporte que mejor trabaja la resistencia muscular del tren superior: La natación. Se deben entrenar sobre todo los estilos de espalda y mariposa, prestando especial atención a aplicar la misma fuerza y gestos idénticos con los dos lados del cuerpo.

 

“La tabla de ejercicios para la escoliosis toma como base el método de Pilates”

 

Ejercicios para la escoliosis, 1: Retroversión de pelvis.

 

Ejercicios para la escoliosis, 2: Movimientos natatorios en pie.

Podemos realizar 6-8 repeticiones con cada brazo en cada sentido (adelante/atrás) en movimientos alternativos (como en el vídeo), y otras 6-8 repeticiones con cada brazo en cada sentido con movimiento simultáneo de los brazos (los dos brazos a la vez).

 

Ejercicios para la escoliosis, 3: La sirena.

 

Ejercicios para la escoliosis, 4: Elevaciones de tronco.

 

Ejercicios para la escoliosis, 5: El cien.

 

Ejercicios para la escoliosis, 6: Gato que se estira.

 

Ejercicios para la escoliosis, 7: Supergato.

 

Ejercicios para la escoliosis, 8: Caminar a cuatro patas.

 

Ejercicios para la escoliosis, 9: El perro que se estira.

Ejercicios para la escoliosis, 10: Extensión de una pierna.

 

Ejercicios para la escoliosis, 11: El Supermán.

Ejercicios para la escoliosis, 12: Puente de hombros.

 Trabaja glúteos y flexores de las piernas (parte posterior de los muslos).

Ejercicios para la escoliosis, 13: Círculos de una pierna con apoyo dorsal.

Con los círculos con una pierna trabajamos al nivel de las caderas, pues la escoliosis puede producir elevaciones de una cadera con alargamiento de esa pierna. En el ejercicio incrementamos la fuerza de cuádriceps, glúteos y abdominales para favorecer un correcto alineamiento de las caderas. Como siempre es muy importante una correcta retroversión de pelvis que impida que nos hagamos daño en la parte baja de la espalda.

 

Ejercicios para la escoliosis, 14: Suspensión en barra.

 En la ejecución de la suspensión lateral es importante que la línea de las caderas y de los hombros se encuentren paralelas y el pecho y la parte inferior del cuerpo con la sensación de esta sólidamente unidos y moviéndose al unísono.

Si piensa que usted no puede hacer ejercicios de manera segura por alguna razón, hable con su médico antes de empezar un nuevo programa de ejercicios.
Escoliosis en Wikipedia